Agresividad en niños con síndrome de Down

En algunas ocasiones, cuando personas que hacía tiempo no veía se enteran de que Benjamín nació con síndrome de Down, la primera reacción (aparte de la expresión de asombro) es decir “son niños muy dulces y dóciles”, a lo que he contestado “pues Benjamín tiene carácter fuerte y dominante”, inmediatamente el siguiente comentario ” bueno, es que también hay algunos que son agresivos, talvez tu niño es de esos”.

Qué???!!!, quiere decir que un niño con SD no puede ser como cualquier otra persona? con sus ratos buenos y malos? o es dulce o es agresivo?. No!, un niño con síndrome de Down es como cualquier otro, pueden ser tan bien o mal portados en función de lo que se les enseñe o deje de enseñárseles, debemos imponer límites como a cualquier otro de nuestros hijos, los necesitan para crecer, para aprender que la sociedad tiene reglas que hay que cumplir, pero su carácter (que finalmente heredan de los padres y terminan de formar con su educación) no tiene que estar ligado al cromosoma extra con el cual nacieron.

Por otro lado, en el caso específico de nuestros niños con dificultades de lenguaje (al igual que con niños sin SD que aún no aprenden a hablar), en ocasiones la falta de lenguaje puede traer consigo frustración y conductas inadecuadas (esto no implica necesariamente agresividad) que podemos ir corrigiendo con educación en coordinación casa-escuela y por supuesto ayudando a incrementar el lenguaje en nuestros pequeños para disminuir poco a poco la causa de la conducta indeseada. Les comparto un fragmento de un texto de interés (down21.org):

1.3. Conductas disociales

Se entiende por conducta disocial la actitud de oposición, la conducta desafiante, las manifestaciones agresivas y la conducta disruptiva. La no aceptación de normas, las actitudes de provocación y la actitud de oposición hacen muy difícil la relación con el sujeto.

Capone utiliza el término conducta disruptiva para referirse a un patrón de descontrol de la conducta, observable, capaz de desorganizar las actividades interpersonales y las de grupo. Como este mismo autor señala, es importante distinguir entre “niños activos con una conducta apropiada a la edad de su desarrollo (inferior a la cronológica) de los que muestran un patrón persistente de descontrol conductual que provoca alteraciones sociales y académicas”.

Los trastornos de conducta son relativamente frecuentes en el síndrome de Down. Para realizar un buen psicodiagnóstico, hay que descartar, en primer lugar, problemas médicos como el hipertiroidismo, la celiaquía, las apneas y el dolor crónico, entre otros, que pueden producir dichos trastornos. En la población general, los trastornos de conducta suelen aparecer entre los 5 y los 7 años. Sin embargo, los niños pequeños con síndrome de Down pueden mostrar conductas desafiantes, hiperactividad motora y dificultades de atención antes de los tres años.

Las manifestaciones agresivas constituyen un motivo de preocupación importante. Suelen tener un carácter impulsivo o, incluso, pueden tener como objetivo el llamar la atención. El niño agresivo se siente muy rechazado y ese rechazo, a la vez, le hace ser más agresivo. Se trata de una manifestación, un síntoma de conflicto, que puede tener causas muy diversas. Curiosamente, bastantes consultas por agresividad no provienen de un carácter violento, sino de circunstancias puntuales que tienen que ver, generalmente, con frustraciones internas de diversa índole. Y ahí está la clave, porque sólo identificándolas podremos conseguir la solución de los problemas.

Las consultas por actitudes de provocación y de oposición son frecuentes también en niños con síndrome de Down. Los padres definen a los niños como tozudos o tercos, que sólo quieren hacer su voluntad y provocan continuamente para que se esté pendiente de ellos. Realmente, es muy difícil manejarse con las provocaciones y no responder a ellas. Tras estas actitudes suele existir un tipo de vínculo muy estrecho y ambivalente y una dificultad importante para poner límites que permiten que persista esta conducta.

En la población con síndrome de Down la prevalencia de los trastornos de conducta es mayor que la que se observa en la población general. Los factores que pueden predisponer a que los niños con síndrome de Down muestren una conducta desorganizadora, siguiendo el estudio publicado por Capone, pueden ser los siguientes:

Exigencias poco realistas basadas en las expectativas del desarrollo (habla, lenguaje, cognición, autoayuda);
Ansiedad recurrente, frustración;
Órdenes inmediatas que exigen interrumpir una actividad preferida o abandonar un ambiente;
Desajuste temperamental entre los padres y el niño:
Descontrol de los impulsos
Un estilo cognitivo rígido e inflexible;
Una conducta aprendida para llamar la atención social o para escaparse

Existen alteraciones médicas que pueden predisponer a la aparición de trastornos de conducta y que hay que tener en cuenta a la hora de realizar un diagnóstico: el dolor físico no detectado, el hipertiroidismo, los trastornos del sueño o los efectos secundarios de algún tipo de medicación.

Puede verse una ampliación de toda esta problemática en el síndrome de Down en http://www.downcantabria.com/revistapdf/94/100-105.pdf

El abordaje terapéutico en estos casos se realiza a nivel familiar o, en todo caso, con los padres. Exige un análisis muy cuidadoso de situación, incluso asistir a alguna sesión en donde surja la provocación para analizar bien cuál es el comportamiento de cada una de las partes: el niño y los padres. Es necesario dedicarle tiempo, incluso elaborar programas de actuación. Salvo casos muy excepcionales, la medicación es inútil aunque más de uno recurra a ella pensando que se trata de un problema psicótico.

¿Te gusto?

78 Respuestas

  • Hola tenga un hermano de 9 años y no se q hacer no se si tiene SD pero casa vez q puede hace revimche y si no se hace lo q el kiere se pone a gritar pega a mi mama y a mis otros hermanos y si no puede se golpea el mismo con lo primero q encuentre y no se q hacer tiene una fuerza muy grande y sinceramente no se si tiene SD ayudenme el no puede hablar bien y vota la saliva ayudenme necesito que alguien me diga q hacer de urgencia

    • hola Jois, no necesariamente está relacionada la agresividad/berrinches con el síndrome de Down, lo ideal sería que lo valore un médico para confirmar o descartar cualquier condición o patología. Saludos

  • Mi caso es distinto , le pido por favor ayuda, no se que hacer. Mi tio son Sindrome de Down golpea a mi abuela. Tiene conductas muy agresivas, es un peligro para ella. Los pobladores del lugar ya una vez lo bañaron en agua fria, y mi mamita sufre mucho por la actiutud de su hijo. Es muy dificil para la familia, por un lado es el hermano de mis tíos hijo de mi abuela y por otro es el agresor que pone en riesgo la vida de mis abuelos. El tiene 29 años mi abuela ya casi 70 años. AYUDENME denme un consejo a donde acudo no quiero que en uno de sus arranques de ira, ocurra una desgracia.

    • Hola Miryam, entiendo tu preocupación, creo que lo primero sería que pudiera valorarlo un médico con experiencia en personas con síndrome de Down, yo te sugiero que se acerquen a la fundación John Langdon Down en el DF, para que puedan tener orientación. Saludos

  • Hola, bendiciones, tengo mi hijo de 27 años con síndrome down, era muy normal
    hasta hace mas o menos un año, empezó a mostrar problemas de comportamiento
    a no bañarse, estar encerrado, y últimamente se da golpes en la cabeza contra la pared, lo lleve al medico le hicieron todos los exámenes y salieron bien, lo mandaron al psicólogo y no le mando nada, tiene trastorno de sueño por lo que duerme mucho en el día,le doy agüitas aromáticas,y trato de controlarlo, no se que debo hacer, gracias

    • Hola Neffer, quizá podrías intentar con homeopatía, nosotros la utilizamos siempre con Benjamín y siempre ha dado buenos resultados. Saludos

Deja un Comentario