Empezando a leer

Hace un par de años leí el libro del método Troncoso para ayudar a Benjamín a leer y escribir, pero cometí muchos errores (de los que no me dí cuenta hasta ahora) y terminé por desanimarme y dejar a un lado “el proyecto”. 20140322_114828_opt

El mes pasado fue un mes de cambios, un mes decisivo para ayudar a Benjamín a poder leer y escribir, decidí ponerme las pilas e intentarlo de nueva cuenta, pero ahora no lo haría sola!. Hace ya algunos años que conozco virtualmente a Alicia Llanas (www.aliciallanas.com), he visto los grandes avances que han tenido sus hijos (Elías y Eva, ambos con SD) y hace un mes me invitó a formar parte para iniciar un grupo de ayuda al cual ella asesoraría para poder, cada una desde su casa, ir enseñando a nuestros hijos a leer y escribir. 20140401_174307_opt

En ocasiones no es tarea fácil, pero cuando tienes el apoyo de otras mamás que pasan por lo mismo y nos comparten tips, cuando se tiene la guía de una amiga como Alicia que te comparte sus “secretos” y herramientas para ayudar a sus hijos, el proceso se hace más fácil.

Para completar mi motivación, hace 3 semanas tomé el curso de “lectura y escritura para personas con SD (método troncoso y método fonético gestual)” impartido por Adriana Pérez (Declic), el cual debo decir fue genial, ahora sé que no solo con buena voluntad y las ganas del mundo es suficiente para enseñar a leer a una persona con discapacidad intelectual, se necesita de un buen método y constancia.

Así que iniciamos hace un mes un método (que como le dije a Alicia, es un poco de Troncoso, un poco de Domman, con toque de Llanas!) que si nos está dando resultados. No voy a mentir, a la segunda semana tuvimos un bajón, son cosas que en ocasiones pueden desanimar mucho, ver a tu hijo sin ganas ni motivación para hacer las actividades, que incluso cierra los ojos para no ver las tarjetas!, te dan ganas de abandonar nuevamente, pero la constancia, el dominio del “hulk” que llevamos dentro para no dejarlo salir, la buena actitud (aunque por dentro te molesten algunas cosas), el aprender a identificar que le gusta y que no a tu hijo para que las actividades sean más fáciles para el, sobre todo al principio, una vez que se le ha tomado gusto puedes ir cambiándole e introduciendo poco a poco actividades que no le gustan tanto y cuando vienen a notarlo ya la hicieron. 20140401_175501_opt

Ahora Benjamín, después de un mes, está leyendo 15 palabras prácticamente sin equivocarse, y 8 con las cuales aún se confunde un poco, pero creo que vamos por buen camino. En cuanto a la escritura les platicaré en otro post.

El “método Llanas” ampliamente recomendado 😀

¿Te gusto?

Deja un Comentario